Lwntana Nacoggi y su mensaje para el mundo de las impurezas

Lwntana Nakoggi dialoga con los devotos

Esta es la continuación de : Truly, la asombrosa arquitectura Hare Krishna

Justo debajo de la niña morada de mirada agraciada, permanecía sentado un diminuto personaje de ropas blancas y cabello largo. El marrón de su piel discrepaba con la camisa de guayabera cuya manga le cubría hasta las muñecas. Un denso hilo de pelo descendía por su labio superis hasta dar la forma de un mostacho. Su nombre: Lwntana Nacoggi un indígena proveniente de la Sierra Nevada de Santa Marta. Recordé que afuera muchos cuestionaban en voz baja si éste era o no un mamo (o máxima autoridad para un miembro del pueblo Kogui). Poco me importaba lo dicho por los demás. Estaba en un encuentro particular entre dos culturas y quería saber más sobre la forma en como interactuarían los unos con los otros.

Sentado en una estera de paja, conversaba con otras personas sobre asuntos espirituales. Me uní a la conversación y esperé mi turno para hablar. No hubo presentación, ni saludo; mucho menos explicación de mi presencia.

-Perdón por interrumpir, pero quisiera saber de qué comunidad proviene usted- le dije.

– Realmente ninguno debería separarse como blanco, negro, indígena, católico, o hindú; lo único cierto es que todos prevenimos de la tierra, y es así como todos somos iguales- respondió sin vacilación. Quería saber más y continuamos en una improvisada sesión de preguntas y respuestas:

– Yo: ¿o sea que usted no se siente indígena?

– Lwntana: Más allá de ser indígena soy una persona Natura gente, esa es mi misión en la vida, Dios me ha elegido para transformar el pensamiento de las personas para lograr el cambio que queremos.

– Yo: ¿y qué hay con las religiones?

– Lwntana: Las religiones y pensamientos de hoy en día no provienen del origen sino de la creación. En un principio las ideas eran buenas pero el hombre se desvió.

-Yo: ¿por qué dice que se desvió?

-Lwntana: porque si en un momento existía la cultura, en estos momentos ha desaparecido. Ya no se habla de cultura sino del hombre como una escultura de su propia cultura, y yo vengo a cambiar eso.

-Yo: ¿y entonces hacia dónde hay que ir?

-Lwntana: Para eso está Natura gente, para respetar el origen y actuar en torno a él, porque todos provenimos del mismo origen, todos provenimos de la naturaleza. Por eso hablamos de Ikwashendwna, que es la unidad de los seres desde la conciencia universal.

-Yo: pero, ¿cómo volver al origen?

-Lwntana: tiene que superar el desorden sexual. Sin masturbación ni homosexualismo. Si usted comete un delito sexual deberá ser castigado, pero ese castigo tiene que ser terrenal, por eso hay que ir al Congreso para que se haga una ley que castigue el desorden sexual.

En el momento en que Lwntana comenzaba a dar cátedra de pensamiento político y activismo social, comenzó a escucharse un alboroto. La música electrónica dejó de sonar y los fieles sacaron tambores y sonajeros. El maestro había llegado a la aldea.

Las mujeres bajaron con cestas llenas de pétalos de flores para recibirlo.  Repiqueteaban los instrumentos, la gente cantaba, y el público se exaltaba de emoción.

Sin que muchos se percatasen, el nativo no fue hasta abajo para recibir al tan anhelado gurú. Cuando salimos del truly vi que sacó de una pequeña mochila una videograbadora para inmortalizar el momento. Yo esperé a su lado y comencé a capturar el momento con mi cámara.

Fue entonces cuando Lwntana comenzó a descender para reencontrarse con su amigo.

Lwntana Nakoggi rumbo a saludar al grupo de Hare Krishna

Si te ha gustado, comparte.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

About the author

Jhonattan Sarmiento

Aquí se replican historias, relatos, opiniones e investigaciones poco conocidas.

¿Por qué somos testarudos? Porque queremos ser libres pero amamos las cadenas.

View all posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

34 − = 30