Ovni

Un ovni con olor a pizza: La historia detrás de esta falsa nave vista en Colombia

El 10 de marzo las versiones digitales de reconocidos medios colombianos compartieron una noticia acerca de un hecho inusual. Se trataba, decían los comunicados, del avistamiento de un ovni en el municipio de Tabio, Cundinamarca. El hecho había sido captado por Rossny Ludelman, testigo del acontecimiento, y autor de la única fotografía que probaba el paranormal sobrevuelo.

RCN Radio se comunicó vía telefónica con Ludelman para saber los detalles de la aparición. El entrevistado dijo que este objeto posó, durante media hora, en la cima de la peña de Juaica, una montaña con más de 3 mil metros de altura ubicada entre los municipios de Tabio y Tenjo, y desde donde se divisa la extensa sabana bogotana.

La peña también es conocida como la puerta de los dioses, pues según una creencia popular, este lugar oculta un portal hacia otras dimensiones; tanto habitantes de la zona, como turistas y ufólogos, dicen haber presenciado en la zona objetos voladores extraños en forma de luces incandescentes o platillos voladores.

En la entrevista Ludelman describió los hechos de la siguiente manera:

  • “El día estaba muy gris, parecía una tarde londinense porque parecían las 6:30 de la tarde, estaba lavando el carro, miré, escuché un ruido, alcé mirada y vi esto”.

 

  • “El sonido es difícil de describir, eso sí es muy fastidioso, allá, pasan cosas extrañas porque la naturaleza de una montaña es así, pero este no lo había escuchado”.

 

  • El celular se le puso la pantalla negra y se apagó solo, después de media hora lo volví a recuperar y quedó esa foto”.

La imagen en cuestión (publicada en Facebook el 9 de marzo) muestra lo que pudiera ser un ovni sobre la peña de Juaica; dada la limitada definición de la fotografía, era difícil obtener más información del margen inferior, que al parecer mostraba una cadena montañosa.

Después de la entrevista, otros medios como Caracol RadioLa FM, Colombia.comRadioacktiva y HSB Noticias, replicaron la información sin corroborar su veracidad.

La verdad sobre el ovni de Tabio

Son varias las razones para dudar de la autenticidad de la experiencia relatada por Rossny Ludelman, por tanto, el Blog del testarudo abordó el caso para localizar el origen de la información y exponer el bulo.

Lo primero que llama la atención de la noticia es que se basó solamente en una fuente testimonial soportada por una imagen. Ante un evento de tal magnitud, es extraño que no hubiese más testigos o fotografías.

Si el hecho fue presenciado en Tabio, que está a unos 10 kilómetros de la peña (ver distancia), es poco creíble que en Tenjo, cuya población asciende a los 19 mil habitantes, no se hubiera registrado a la nave, especialmente, porque está 7 kilómetros más cerca de la montaña (ver distancia).

El principio de la trama

Pese a que Rossny Ludelman dijo ser el autor de la fotografía, un rastreo cronológico de las publicaciones sirvió para determinar que esa premisa no era cierta. Algunos días atrás, antes de conocerse la “primicia”, el usuario de Twitter Gustavo Gonzáles (@tavogonzamai) publicó la misma escena, salvo que con un plano más abierto, con otra tonalidad y de mejor calidad.

Cuando se le preguntó a Ludelman sobre el descubrimiento, respondió que el interrogante buscaba tergiversar el acontecimiento. Sin embargo, en otro tuit Gonzáles desmintió la noticia que comenzaba a hacerse viral, aunque negó haber sido el autor de la imagen.

Por suerte existe la interacción en redes sociales, y varios usuarios sostuvieron que la obra original era de Diego Castro, quien el 5 de marzo había compartido el avistamiento en Instagram.

Una publicación compartida por Diego Cast (@diegocastt) el

¿Pero el ovni en Tabio fue real? La respuesta es NO

Todo se trató de un montaje y estas son las evidencias:

  1. Diego Castro reconoció ser el autor original del diseño y le facilitó al Blog del testarudo varias versiones del proyecto. También dijo que el montaje hacía parte de la decoración de la panadería y pizzería Sémola, cuyo propietario es su hermano Alejandro.
  1. Una búsqueda en reversa desde TinyEye, ayudó a encontrar parte de la composición de la aparición: las nubes oscuras.
  1. La nave utilizada hace parte del portafolio de diseños de Jukka Korhonen, un diseñador autodefinido como “gran fanático” de la serie ochentera de ciencia ficción V “Los visitantes”. En este blogKorhonen explica cómo elaboró la pieza (modelada en TrueSpace y después editada en Corel GS).
  1. La fotografía de la peña de Juaica fue tomada por Diego Castro y puede verse aquí.
  1. Superpuestas las imágenes de Ludelman y Castro en Photoshop, puede observarse que ambas coinciden. En pocas palabras, la fuente testimonial faltó a la verdad desde el comienzo y se basó en una réplica.

 Conclusión

¡Volvieron a caer en la trampa! Los portales digitales colombianos continúan con su debilidad por los contenidos virales sin verificación. Muy a pesar de que hayan citado a Rossny Ludelman, tal descubrimiento no fue más que una elaborada historia de un “comunicador social” que tuvo disponible los micrófonos para contar su mentira.

Lo difícil de asimilar es que, en portales como RCN Radio, hayan eliminado la noticia sin rectificar la información, un hecho lamentable que deja en tela de juicio su criterio periodístico. Afortunadamente, los usuarios tienen disponible la versión caché del artículo y la entrevista para comprobar que este bulo tuvo sus 15 minutos de fama.

Por cierto, Sémola ofrece a sus clientes variedad de pizzas artesanales, panes recién salidos del horno y desayunos irresistibles. Y no solo eso, también realiza distintas actividades culturales para sus visitantes. Si desea conocer el origen del ovni de Tabio, y pasar un momento agradable en este municipio de Cundinamarca, busque la ruta ideal para llegar al negocio de los hermanos Castro.

No olvide tomarse una fotografía con el cuadro y compartirla con la tendencia #ElOvniDeSemola.

Si te ha gustado, comparte.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

About the author

Jhonattan Sarmiento

Aquí se replican historias, relatos, opiniones e investigaciones poco conocidas.

¿Por qué somos testarudos? Porque queremos ser libres pero amamos las cadenas.

View all posts

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

55 − 51 =